Seleccionar página

Disfrutar de un buen vino es una experiencia única, donde tres de los cinco sentidos que poseemos, fluyen en perfecta armonía para regalarnos un momento especial.

La vista, en un primer encuentro nos ayudará a empezar a conocerlo, los matices en su color, la intensidad y la limpidez, observados a través del cristal de una copa, nos llevará a un principio de amor a primera vista. El olfato y el gusto serán los sentidos que con mayor intensidad podrán apreciar todos los matices de un buen vino, nos acompañarán a lo más profundo de él para encontrar sus raíces y terminar por enamorarnos.

En La Alacena de Rosario sabemos por experiencia que en ocasiones, del amor al odio se puede pasar en segundos. Del amor por disfrutar de los beneficios del vino tinto, al odio colérico por haber manchado nuestro mejor vestido o prenda favorita, es un visto y no visto.

Pero este momento, en el cual se derrama el vino tinto sobre tu ropa, manteles, alfombra, etc, no debe ser una pesadilla, a continuación te detallaremos cómo debes actuar y de qué forma, para que tu ropa vuelva a lucir como nueva y tu puedas seguir disfrutando de la velada.

Eliminar manchas de Vino Tinto La Alacena de Rosario

¿Cómo actuar en un primer momento sobre una mancha de vino tinto?

En un primer momento tras un derrame de una copa de vino tinto, tu intuición te lleva a salir corriendo para intentar lavar la mancha producida, pero nuestra experiencia nos dice que debería ser todo lo contrario, relajarse y con calma solucionar el problema desde la base.

  • Actuar sobre el derrame cuanto antes. Cuanto más tiempo dejemos pasar, mayor cantidad de superficie de nuestra ropa se verá afectada, también habrá mayor posibilidad de que la tinción del vino tinto quede con más fuerza fijada en el tejido y por tanto, nos fuera más complicado la eliminación de la mancha.
  • Nunca debes frotar la mancha. Sea cual sea el tejido nunca debemos de frotar, ya que si lo hacemos extenderemos el vino a mayor superficie.

Una vez que hemos seguido los pasos anteriores, debemos actuar directamente sobre la mancha: el primer paso sería, intentar de absorber la mayor cantidad de vino posible con pañuelos de papel, quitando la mayor parte de humedad, para así desecar en lo posible la mancha. El segundo paso es actuar directamente sobre ella, teniendo  muy en cuenta el tejido y el producto que le apliquemos (no vaya a ser que empeoramos la situación). 

¿Conoces el proceso de clarificación de los vinos?

En nuestro artículo sobre el vino vegano te contamos en qué consiste y su gran importancia para este tipo de vino.

Trucos y consejos para quitar las manchas de vino tinto

  1. Sal de mesa. La sal ayudará a absorber lo antes posible la humedad del vino, evitando que se extienda por el tejido, ese sería su cometido, ya que por sí sola no eliminaría la mancha. Lo utilizaremos en derrames de gran cantidad y tejidos fuertes, como: alfombras, manteles, sofás, etc, cubriendo toda la mancha con sal, en tejidos más finos utilizar si es necesario, pero con la absorción hecha con pañuelos o servilletas de papel sería suficiente. En cualquier caso, después de su aplicación debemos de dejarla lo justo para absorber la humedad, después se quitaría con un aspirador, ya que corremos el riesgo de que la mancha se fije con mayor fuerza en el tejido.
  2. Vino blanco. El vino blanco es una buena opción en manchas recientes de vino tinto, los taninos del vino blanco neutralizan los taninos del vino tinto, por lo cual debería ser una de las primeras opciones. El procedimiento sería absorber el máximo de vino tinto y aplicar el vino blanco suavemente con una esponja o un trapo limpio, sin restregar ni frotar, a pequeños toques humedeciendo con el vino blanco. Dejaremos actuar unos minutos y lavamos.
  3. Bicarbonato. El bicarbonato sódico es un adsorbente sólido, que tiene la capacidad de retener en su superficie componentes o partículas presentes en corrientes líquidas o gaseosas. De esta característica viene su uso para eliminar todo tipo de manchas, en nuestro caso lo podremos aplicar de forma complementaria al vino blanco, una vez pasado unos minutos con el vino blanco, aplicaremos una pasta hecha de bicarbonato y agua, manteniéndola húmeda dejaremos que actúe sobre una hora, a continuación quitaremos el exceso de pasta y lavamos la prenda. Una vez que la mancha se ha secado, es algo más complicada de eliminar, no obstante las conseguiremos eliminar siguiendo estos procedimientos.
  4. Leche. Si, así es, la leche es una muy buena opción para manchas secas de vino tinto, ya que la cadena de ácidos grasos que contiene la leche entera son excelentes quitamanchas. Cuanto mayor sea el contenido de grasa, más fácilmente se adherirá la mancha de vino tinto con las moléculas de grasa y soltara el tejido. Es necesario introducir la prenda en la leche, justo antes que empiece a hervir, apartar del fuego y dejarla en remojo durante media hora aproximadamente, aclarar con agua fría y lavarla. 
  5. Agua oxigenada y detergente líquido. El peróxido de hidrógeno, más conocido como agua oxigenada tiene muchas propiedades para la utilización en el hogar en muy diversas facetas, pero de forma moderada. Es un perfecto blanqueador de ropa, ideal para eliminar manchas de sangre. En nuestro caso lo utilizaremos combinado al 50% con detergente líquido, aplicando la mezcla en las manchas de vino tinto, dejando unos minutos que actúe para luego lavar la prenda. Tenemos que tener en cuenta el poder blanqueante que tiene el agua oxigenada y no aplicarla en ropa de color.
  6. Vinagre blanco y detergente líquido. Otra opción es utilizar una mezcla de vinagre blanco y detergente líquido, a partes iguales, aplicándolo directamente sobre la mancha. El vinagre tiene propiedades limpiadoras y blanqueantes que ayudarán a neutralizar y disolver la mancha.
  7. Agua hirviendo. El agua hirviendo la usaremos en prendas un tanto resistentes, como manteles, servilletas, etc. El procedimiento es bastante sencillo, llevar el agua a ebullición añadir un chorreón de vinagre de limpieza y sumergir la parte del tejido manchado, esperar a que se atempere el agua y lavar posteriormente. De manera excepcional y una vez probados todos los consejos anteriores, procedemos a métodos más drásticos y agresivos con los tejidos, con mucho cuidado de no mezclar productos químicos que puedan poner en riesgo nuestra salud
  8. Lejía. Es un compuesto de hipoclorito de sodio diluido en agua, a una proporción del 5% al 10%, sus propiedades blanqueadoras, de desinfección y limpieza son indiscutibles. La lejía es un compuesto oxidante muy potente, el cual favorece el blanqueamiento de los tejidos sometidos a este producto, por tanto, solo lo emplearemos con tejidos blancos y resistentes. La forma de aplicarlo sería disuelto en agua, sumergiendo la prenda y dejando actuar el producto, para luego lavarla normalmente.

También podría interesarte:

¿Qué es un Vino Vegano?

¿Qué es un Vino Vegano?

En un primer momento debemos de entender cual es el modo de vida vegano y por supuesto su filosofía. El veganismo es un  estilo de vida centrado en la eliminación, dentro de la lógica de lo razonable, posible y practicable, de toda forma de crueldad y explotación de...

leer más
Beneficios del Vino Tinto

Beneficios del Vino Tinto

A lo largo del tiempo, el vino ha sido protagonista de un apasionado debate entre sus detractores y los partidarios de un consumo moderado. Por un lado tenemos una bebida con alcohol, el cual, consumido en exceso puede tener efectos nocivos sobre nuestro cuerpo, por...

leer más